Viajemos a Ometepec

LUGARES TURÍSTICOS DE OMETEPEC:

  Acatepec(Del náhuatl: “carrizal en el cerro”)

Población ubicada a 620 metros sobre el nivel del mar, y a 30 minutos de la cabecera municipal. Colinda con terrenos del municipio de Igualapa, cuyos habitantes pertenecen al mismo tronco étnico, o sea, los olmecas. De acuerdo al último censo poblacional, tiene 3,296 habitantes, quienes son mestizos y dedicados a las actividades agrícolas y ganaderas, sobre todo al ganado cabrío.

Para llegar a esa población, desde Ometepec, hay servicios de transportes como: taxis colectivos, combis y camionetas  para carga.

Por su posición geográfica tiene un clima y ambiente ecológico propicio para el cultivo mayor y menor, como icacos, nanches, aguacates, limones dulces, ilamas, anonas, pomarrosas,  guayabas, cuajinicuiles, maíz, chile, frijol y otros. Su producción hortícola es muy variada, pues  es la única población del municipio  que surte al mercado de Ometepec, de rábanos, lechugas, cilantro, quelite, jícamas, cacahuates, piñas y similares.

Existe una gran variedad de pájaros de diferentes especies, que arriban de tierras lejanas a ese lugar, como  gorriones, chirlos, canarios,  cardenales, calandrias y otros más como los “copetones” y “tingüiliches”. Es frecuente capturar aves “emplacadas”, que traen un anillo metálico en una de sus patas, mismo que le colocan instituciones dedicadas al estudio de la migración de las  aves.

En cuanto a golosinas y antojitos, tenemos de Acatepec: totopos, tamales de calabaza, camotes vaqueros y memelitas de elote.

Tradicionalmente sus habitantes se han dedicado a la elaboración de sillas, sillones y mesas de centro para el hogar, a base de un tejido de palma y madera de la región, por cierto muy útiles y cómodos. ¡Allá te esperamos..!

   
  Atotonilco  (Del náhuatl: “donde hay aguas termales”)

Población amuzga, con una altitud de 200 metros sobre el nivel del mar y a 30 minutos de Ometepec. Se ubica  en terrenos de Zacualpa, donde hay unos manantiales de aguas termales que dan nacimiento a un arroyuelo que a poca distancia de su trayecto, se convierte en afluente del río Santa Catarina.

Sus aguas son muy saludables y medicinales, que han usado para  curaciones los indígenas, desde hace muchísimos años, desde el tiempo de los primeros pobladores de la región.

A principios del siglo pasado en ese lugar, abundaban las maderas finas como la caoba, parota, encinos, maría, roble, ébano, cuapinole y muchas otras que están extinguiéndose; y de las maderas corrientes se encontraban árboles viejos de cauyahue, hormiguillo, cuahulote, dragos, tatatías  etc. Además infinidad de guayabos, nanches, frutillos, ciruelos, capulines, huevotoros, samaritanos y tamarindos; sin descartar los mangos, huicones, frailecillos, cuajinicuiles, chiquiñumas, zapotes de todas clases, anonas, chirimoyas, ilamas y hasta mameyes; y que no tenían dueños… ¡que se consideraban de todos!

Pero no tardó en desaparecer esa casi comunidad de todos, para convertirse en propiedad particular  a partir del reparto agrario; y no solo eso, sino que el hacha derribó árboles de maderas finas y corrientes; y los frutales se perdieron por falta de cuidado y por que se talaron los montes, para convertirlos en encierros de pastizales para agostadero de ganado.

Sin embargo ahora, en las diversas gestiones municipales se ha acondicionado buena parte del  cause de ese arroyo, para que los visitantes puedan disfrutar del beneficio de las aguas termo-medicinales, que todavía conservamos.

En su próxima excursión, esperamos tu visita a Atotonilco, ya que muy pocas personas acuden a este balneario a pesar de la cercanía y provechoso de sus propiedades curativas. Hasta entonces..!

  Cerro de Huixtepec  (Del náhuatl: “cerro de espinas”)

Aunque muy cerca de Huixtepec, a este cerro se asciende por el poblado de La  Concha, a una hora y 15 minutos de Ometepec, su población es de 764 habitantes; y ubicada en la falda del citado cerro. Para llegar a la cima, se hace un recorrido de 30 minutos a pie.

Situado a 500 metros sobre el nivel del mar, se dice que es un volcán apagado y de doble cresta o pico; y todavía hasta hace algunos años, se escuchaban desde lejos, fuertes retumbos que provocaban la expectación de  pobladores de las comunidades vecinas y visitantes.

Hay una tradición que poco a poco se está arraigando más. Es que el 3 de mayo, día de la Santa Cruz, familias enteras de la región van en plan de excursión a este cerro, hasta llegar a al vértice del cono donde se construyó una cruz de concreto como de tres metros de altura y forrada con mosaico de pequeños espejos. Antes de llegar y en la cima del cerro, se instalan puestos de comidas, antojitos y refrescos para el consumo de los visitantes que no llevaron su itacate.

Sin embargo, en cualquier día del año podemos visitar este bello lugar, desde donde de divisan las poblaciones de: Xochistlahuaca, Zacualpa, Guadalupe Victoria, Huajintepec, La Catalina y Cuajinicuilapa; además, Ometepec, Acatepec, Santa María y San Cristóbal; así también, Lo de Soto y Tacubaya, Oaxaca, incluyendo los ríos Santa Catarina y Quetzala, entre otros lugares.

En algunas ocasiones se aprovecha un pequeño plan que está entre los dos picos del cerro para celebrar misas, en la que participan los excursionistas. ¡Te esperamos..!

Cochoapa 
(Del náhuatl: “lugar de Papagayos”)Población ubicada al noreste de la cabecera municipal, y a donde llegamos en 10 minutos. Tiene una altitud sobre el nivel del mar de 400 metros, con una población de 4,237 habitantes. Forma parte del corredor étnico de los pueblos amuzgos en nuestro municipio.Su gente es muy adinámica y laboriosa, se dedica al comercio, artesanías y a las actividades agropecuarias. Su comercio básico es la compraventa de ganado mayor y menor; y por la topografía y humedad de sus terrenos, producen buen ganado vacuno con alto índice de raza pura, básicamente suizo y cebú.Junto con la comunidad de San José Ejido, confeccionan toda clase de prendas de vestir para damas, a base de chaquira, punto de cruz, lomillo y aplicaciones diversas.De todo lo anterior, lo que más realizan son  las famosas camisas de chaquira,  que nuestras mujeres lucen en las fiestas regionales, rematando con amplias y bellas faldas al estilo “China  poblana”; además, monederos y bolsas de mano.Sin embargo, lo que caracteriza a los pobladores de este lugar, es su prestigio nacional en el área de la pirotecnia, pues elaboran: castillos, toritos, bombas, coronitas, cohetes sonoros y de luces.La tradicional comida se le llama “cabeza de viejo”, a base de carne de pollo, sazonado con “hierba santa” y se complementa con tamales “nejos”. Entre los antojitos de cuenta con totopos, tamales heridos, tamales de carne cruda, frijol molido; y, camotes vaqueros, de palo, morados y blancos. No debemos descartar la producción del famoso chile seco (chile cochoapeño), muy conocido y solicitado en varias partes del país.  ¡Aquí nos vemos..!
   
Huajintepec
(Del náhuatl: “cerro de huajes”)Población que se ubica a 45 minutos de Ometepec, con una altitud sobre el nivel del mar de 350 metros y su población es de 2,567 habitantes. Se llega a este lugar en taxis colectivos o camionetas mixtas que salen de Ometepec con mucha frecuencia.Es una  comunidad integrada por blancos, mestizos y amuzgos; aunque el mestizaje ha crecido tanto, que casi desaparecieron estos últimos.Hay una porción de tierra llamada “La Cañada”, que colinda con los terrenos de Huixtepec, Lo de Soto, Maguey, Tacubaya y pequeña propiedad de  la familia   Añorve Carmona; y donde los ganaderos y agricultores de Huajintepec, han sabido aprovechar sus cualidades y recursos naturales, tanto para el ganado como la agricultura; y tiene aproximadamente 150 hectáreas.Huajintepec, se caracteriza por la producción de aguardiente de alta calidad, que se surte a toda la región Cosa Chica tanto de Guerrero como Oaxaca; ello en base a la alta calidad de la caña de azúcar, que da lugar a esta pequeña pero fructífera industria.Debe advertirse que la situación privilegiada de Huajintepec, hace que no haya pobreza extrema o miseria; pues todo mundo tiene ganado vacuno, caballar, mular, cabrío o porcino, en mayor o menor cantidad.La iglesia del lugar, está dedicada al Santo Patrono San Juan Bautista, efectuándose la fiesta el 24 de junio. Sin embargo la fiesta propiamente tradicional la celebran el día de San Nicolás Tolentino, el 10 de septiembre, con las solemnidades y actividades profanas ya conocidas.Esperemos que nuestros visitantes, lleguen a Huajintepec, para probar y llevar a sus hogares el exquisito aguardiente, orgullo de la región. ¡ Te esperamos..!
Mazapa
(Del náhuatl: “agua de los venados”)Se localiza a 20 minutos de Ometepec y ha sido cruce o paso obligado del río Santa Catarina para las poblaciones de Huixtepec y Huajintepec, en nuestro municipio; además, Cacahuatepec y Pinotepa Nacional, Oaxaca.Tradicionalmente se  cruzaba  el río en pangas o canoas en tiempos de lluvias; hasta que se construyó en ese paso un amplio puente, que comunica a las comunidades antes mencionadas y a otras más pequeñas.  Se va  a ese lugar, en camionetas de ruta o servicio de taxis, toda vez que el pavimento llega a la orilla del propio río.El núcleo poblacional no es muy grande, sin embargo existen familias de Ometepec, que viven permanentemente en ese lugar, dando atención a los visitantes, como es el caso de las familias Villanueva Miranda, Gil Torres,  Gil Palma y Gil Pérez. En las orillas del río Santa Catarina, en Mazapa, se disfruta de una amplia playa de gruesa arena, cálida y limpia. Sus aguas  son un remanso tranquilo, donde se deleitan pequeños y adultos mayores, sin peligro alguno.En la época de secas de aquel lado del río, se construyen enramadas  donde se adquiere comida casera: caldo blanco de gallina ranchera con su respectiva huevada, armadillo en barbacoa, en algunas ocasiones venado, iguana en caldo, chileajo o en tamales; y toda clase de antojitos sin faltar desde luego,, refrescos envasados y la fruta del lugar: cocos, sandías, melones criollos, mangos, caimitos y otros frutales más.Ahora bien, del río se extrae amplia variedad de especies como el robalo, endoco (langostino), mojarras, popoyote y tilapia. ¡No dejes de llevar a tu familia..!
Piedra Labrada

(“Zona arqueológica”)

La población de Piedra Labrada, está ubicada a 6 kilómetros de la cabecera municipal Ometepec. Tiene una altitud sobre el nivel de mar de 230 metros, con una población de 206 habitantes, siendo éstos mestizos.

Para poder llegar a esta comunidad, hay que hacerlo en vehículos hasta el río Santa Catarina. En la época de lluvias, hay que pasar el río en canoas o  pangas y subir un corto tramo a caballo o a pie. Lo que le da al paseo, un atractivo turístico muy especial.

Como antecedentes, un grupo étnico del pueblo zapoteca se ubicó a partir del siglo II d.C. en esta región, mismo que recibió influencia de los olmecas, los creadores de la cultura madre que floreció en Veracruz, Tabasco Oaxaca y Guerrero.

Fue Monte Albán, el centro ceremonial de los zapotecas, hay centenares de estelas con inscripciones de esa cultura, llamadas “Los danzantes”; muy semejantes a los “Gemelos” o “Jorobados” que tenemos en Piedra Labrada; pues además de Cocijo, Dios de la lluvia, se adoraba a la pareja de dioses creadores llamados Pitao Cozaana y Pitao Nohuichana, representación de la dualidad que también aparece en otras regiones de meso América.

Por otra parte, Piedra Labrada está considerada por algunos investigadores, como el Centro Mayor Ceremonial, en torno al cual figuran otras poblaciones de la región con vestigios de culturas prehispánicas, entre ellas: Las Iguanas, Comaltepec, El Terrero, Cruz de Corazón, Cerro Grande, Cerro de la Hierba Santa, e Iglesia Vieja (calzada que inicia desde la Colonia Hidalgo hasta Zacualpa) y Cochoapa. ¡Te esperamos en esta importante zona arqueológica..!

Santa María
( “Patrona del pueblo”)Población que se localiza a 20  minutos de la cabecera municipal, tiene una altitud de 560 metros sobre el nivel del mar, y una población de 2,230 habitantes.Está integrada por blancos y mestizos, toda vez que tanto amuzgos como los pocos mixtecos que existían, se orillaron hacia San Isidro, o se asimilaron al mestizaje.En sus orígenes fue un rancho del español Don Tristàn. Desde un principio sus pobladores  se dedicaron a la curtiduría y la talabartería, también han elaborado artículos de jarcia.Su dotación ejidal le fue entregada el 15 de septiembre de 1937. Actualmente, familias enteras se dedican a la fabricación de huaraches, monturas, fundas para machetes o armas, cinturones bordados con hilo o pita y toda clase de utensilios de talabartería.Así también, las mujeres confeccionan ropa para vestir, como blusas, batas, fundas para almohadas, manteles, servilletas, colchas y otras prendas más, a base de punto de cruz y lomillo, bellamente matizadas con chillantes colores de hilo croché.Sus productos los  venden en los mercados de Ometepec o Acapulco; sin embargo, quien llega de visita a ese lugar, en las casas particulares encuentra toda clase de esta bella y útil artesanía, al menudeo o mayoreo.La carretera está pavimentada y se cuenta con taxis colectivos, combis y camionetas mixtas.Ahora bien, al poniente de la población se encuentra el Cerro de la Cal, con amplias betas de este mineral, catalogado dentro de los mejores en la República por su calidad, fraguado rápido y la alta resistencia de su mezcla para las construcciones. Sin embargo, esta pequeña pero fructífera industria de la cal, ha sido poco explotada en Santa María por falta de apoyo de las autoridades de los tres niveles de gobierno. Visita este bello lugar, donde encontrarás muy buenos amigos!
Zacualpa
(Del náhuatl: “en el encierro o tapadero”)Es un pueblo amuzgo que se llega en 45 minutos de la cabecera municipal. Tiene una altitud de 200 metros sobre el nivel del mar y una población de 4,900 habitantes.Organizan un ciclo ritual de fiestas, dedicadas al Señor Santiago, San Miguel, San Pedro, Santa María, la Virgen de Guadalupe, San Nicolás y Día de Muertos. Para la organización de estas fiestas, el pueblo nombra a sus mayordomos.En Zacualpa hay mucho maguey de ixtle, muy bueno y resistente para la elaboración  de hamacas, reatas, cordeles, redes de toda clase, costales, tapetes, etc.El mestizaje les ha hecho variar sus costumbres. Han dado mucho resultado también, las cruzadas o misiones culturales desde la época de José Vasconcelos, siendo Secretario de Educación; y posteriormente el presidente Lázaro Cárdenas; pues en este pueblo amuzgo existen ahora muchos maestros bilingües y profesionistas.Para el visitante, ofrecen una amplia gama de frutales, pues su clima fresco y agradable da lugar a la producción de mameyes, cuajinicuiles, pomarrosas, naranjas, guanábanas, cañas de azúcar, cocoteros, etc.Desde la antigüedad en los patios de las casas, tenían sus telares de cintura como cientos de años lo hicieron sus abuelos prehispánicos; y todas las mujeres saben hilar el algodón y tejer sus mantas. Las colchas, manteles, servilletas, rebozos y huipiles son muy solicitados.Hay muchos hogares donde se pueden adquirir toda clase de prendas elaboradas por ellos; y desde luego a bajos precios, pues son del fabricante al consumidor.Independientemente de la adquisición de  artesanía textil, su carretera presenta paisajes muy bonitos para aficionados y profesionales de la fotografía. ¡No dejes de ir..!

¡Comparte en tus redes sociales!